Buenos Aires, 16 de Julio de 2018

Fiesta de Nuestra Señora del Carmen

Eminencia Reverendísima
Cardenal Robert Sarah
Congregación para el Culto Divino
y la Disciplina de los Sacramentos
Ref: Expediente de beatificación
de Monseñor Enrique Angelelli

De nuestra consideración,

El pasado 8 de junio el Sr. Obispo Diocesano de La Rioja, Monseñor Marcelo Colombo, anunció que el Santo Padre Francisco promulgó el Decreto por el que se declara que el Siervo de Dios Enrique Ángel Carletti Angelelli, que fuera Obispo de La Rioja entre los años 1968 y 1976, habría sido asesinado por el Gobierno Militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983 y que su muerte fue causada por odio a la fe. Reconocido, de este modo, el carácter martirial de la muerte de Angelelli quedaría expedito el camino para su próxima beatificación.

La “Corporación de Abogados Católicos” es una Asociación Civil sin fines de lucro constituida bajo las leyes de la República Argentina el 4 de Diciembre de 1935.

En nuestra calidad de abogados estamos en contacto constante con expedientes judiciales en los que se investigan, demuestran y juzgan hechos delictivos. Y como católicos, movidos por amor a Cristo y a la Iglesia y por nuestro afecto a la Augusta Persona del Santo Padre Francisco, consideramos importante dar nuestra opinión letrada sobre la veracidad y exactitud de los presupuestos de hecho y de derecho que se mencionan en el Decreto, concretamente, sobre la conducta de Monseñor Enrique Angelelli como Pastor de La Rioja y sobre las circunstancias de su fallecimiento.

Dividiremos, por tanto, el presente Informe en dos partes: en la primera se tratará de las circunstancias de la muerte de Monseñor Angelelli y en la segunda de su conducta incompatible con la Fe Católica y las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia.

  1. Circunstancias de la muerte del Obispo Enrique Angelelli
  2. Antecedentes judiciales

Monseñor Enrique Angelelli murió el día 4 de agosto del año 1976, a la altura del Km 1.058 de la Ruta Nacional 38, en cercanías de la localidad de Punta de los Llanos, en la Provincia de La Rioja, como consecuencia del vuelco de la camioneta marca Fiat 125, tipo multicarga, chapa patente F 007968, propiedad del Obispado de La Rioja. En el mismo vehículo viajaba el Vicario de la Diócesis, el R.P. Arturo Aldo Pinto quien sufrió heridas.

Tanto las actuaciones policiales y judiciales cuanto las pericias médico forenses y mecánicas concluyeron que la muerte del Obispo Angelelli fue debida a un accidente automovilístico fortuito y descartaron la existencia de cualquier intencionalidad criminal en dicho accidente.

Durante varios años esta versión del trágico accidente que costara la vida del Prelado riojano fue aceptada sin que ninguna autoridad civil ni eclesiástica la pusiera en duda. No fue hasta el 4 de agosto de 1983 que, en ocasión de un homenaje al Obispo Angelelli llevado a cabo en la Ciudad de Neuquén, el fraile capuchino Antonio Puigjané lanzó públicamente la versión de que el accidente que costara la vida de Monseñor Angelelli fue, en realidad, fruto de un atentado criminal perpetrado por efectivos de las Fuerzas Armadas argentinas. Cinco años después Puigjané participaría en un sangriento ataque terrorista a una unidad militar de Buenos Aires por lo que fue condenado a veinte años de prisión.

Las afirmaciones de Puigjané no fueron acompañadas de ninguna clase de constancias probatorias; sin embargo, algunos organismos de derechos humanos y los sectores ideológicos ligados a la extrema izquierda, dentro y fuera del ámbito eclesial, se hicieron eco de esta versión. A raíz de ese clamor la causa judicial por la muerte del Obispo Angelelli fue reabierta en dos ocasiones.

La primera en 1983, iniciada en los tribunales de la Provincia de Neuquén, girada posteriormente por razones jurisdiccionales a la Provincia de La Rioja y finalizada en 1990 con el dictamen de la Cámara de Apelaciones de la Provincia de Córdoba, en la que se concluyó que, agotada la investigación, no fue posible reunir la suficiente cantidad de evidencias que permitan afirmar que el accidente en el que perdiera la vida Monseñor Angelelli fuese causado por una intención criminal, y por lo tanto se cerró la causa.

La segunda fue en 2014. Luego de un nuevo proceso durante el cual no se aportó ninguna evidencia distinta a las del proceso anterior y sin haberse demostrado la existencia de autores inmediatos se dictó una sentencia que condenó a dos jefes militares, treinta y ocho años después del suceso, como autores mediatos de la muerte del Monseñor Angelelli.

Como Anexo 1 del presente documento se adjunta el informe titulado Breve reseña histórico-jurídica del caso Angelelli, suscripto por la Dra. Silvia E. Marcotulio, ex Jueza de Cámara Penal. En este importante documento se resumen todas las alternativas judiciales relacionadas con las investigaciones llevadas a cabo por la Justicia argentina sobre la muerte de Monseñor Angelelli.

  1. Testimonio de Monseñor Bernardo Witte, Obispo de La Rioja.

Monseñor Bernardo Witte fue el cuarto obispo de la Diócesis de la Rioja (sucedió tras su muerte a Monseñor Enrique Angelelli). Rigió dicha Diócesis desde el 5 de junio de 1977 hasta el 8 de julio de 1992 en que el Papa Juan Pablo II lo designó Obispo de Concepción, Tucumán.

Monseñor Witte no se sumó jamás al coro de quienes, sin fundadas razones objetivas, pugnaban por instalar tanto en la opinión pública general como en el marco interno de la Iglesia la tesis del asesinato de Monseñor Angelelli. En importantes declaraciones efectuadas el 29 de julio de 1988, en el diario La Prensa, en referencia al dictamen elaborado en 1986 por el Juez de La Rioja, Monseñor Witte sostuvo:

Nos sorprendimos de que la misteriosa muerte de Monseñor Angelelli, haya sido caratulada de asesinato sin que se tengan las pruebas suficientes. En la causa se incluyó a militares sin suficientes pruebas, y luego éstos recibieron los beneficios de las leyes de punto final y obediencia debida, sin que pudieran defenderse.

Aparte de estas declaraciones y animado siempre por un genuino deseo de que se aclarase la verdad acerca de la muerte de su predecesor, Monseñor Witte realizó un hecho de inestimable valor procesal. El 27 de septiembre de 1988 se presenta voluntariamente en la sede del Obispado de La Rioja el único testigo presencial del accidente en el que perdiera la vida Monseñor Angelelli; se trataba de un técnico electromecánico, Raúl Antonio Nacuzzi, quien en el momento del accidente se encontraba subido a un poste de la línea de alta tensión que une las localidades riojanas de Patquía y Chamical realizando tareas de reparación de dicha línea eléctrica. Este testigo había solicitado infructuosamente prestar declaración testimonial en el proceso que llevaba adelante el Juez del Crimen Aldo Fermín Morales; ante tal negativa, Monseñor Witte decide que el testigo preste declaración en la sede del Obispado. Esta declaración, en la que Nacuzzi hace un relato pormenorizado de los hechos, es refrendada al pie por el mismo Monseñor Bernardo Witte quien certifica que lo expresado ha sido firmado en su presencia con total voluntad del declarante. Posteriormente, el texto de esta declaración es depositado en una Escribanía. Una copia del acta notarial respectiva con el contenido íntegro de las declaraciones del testigo Nacuzzi se adjunta en el Anexo 2 del presente documento.

  1. Otros testimonios

Existen diversos testimonios contrarios a la tesis del asesinato de Monseñor Angelelli.

  1. a) El distinguido pensador y ensayista argentino, Dr. Mario Meneghini, conocido el fallo del Tribunal que condenó a los dos jefes militares por “autores mediatos” del supuesto crimen, publicó en su página web, con fecha 5 de julio de 2014, una interesante nota en la que aporta datos de sumo interés para el esclarecimiento de la verdad. Copia de la nota se adjunta como Anexo 3 del presente documento.
  2. b) Monseñor Carmelo Juan Giaquinta, Obispo Emérito de Resistencia, fue encargado, en el año 2006, por la Conferencia Episcopal Argentina, cuyo Presidente era a la sazón el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, de constituir y presidir una Comisión especial con el cometido de investigar, en el ámbito eclesial, todo lo relativo a la muerte de Monseñor Angelelli. Los trabajos de dicha Comisión (integrada además de Monseñor Giaquinta por el entonces Obispo de La Rioja, Monseñor Roberto Rodríguez y el Presbítero Nelson Dellaferrera) duraron dos años. En declaraciones a la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) con fecha 15 de abril de 2009, a la pregunta de a qué conclusiones había llegado la Comisión respecto del carácter de la muerte del Obispo Angelelli, Monseñor Giaquinta expresó:

La conclusión del trabajo no significa que la Comisión haya llegado a una conclusión judicial. Si fue accidente o atentado: lo dirá la Justicia Civil. A partir sólo de los testimonios eclesiales es difícil probar ninguna de las dos hipótesis.

La opinión de Monseñor Giaquinta, expresada en privado, era un tanto más explícita al sostener que, en verdad, no existía ninguna evidencia que permitiese concluir que la muerte de Angelelli hubiese sido intencionalmente procurada. Al respecto se adjunta como Anexo 4 el testimonio de una conversación privada sostenida por Monseñor Giaquinta con un testigo que la relata y da fe de ella, el Prof. Mario Caponnetto.

  1. Conducta de Monseñor Angelelli como Obispo

Siendo Obispo Auxiliar de Córdoba es muy conocida su actuación contra el Arzobispo Monseñor Ramón José Castellano quien debió abandonar su cargo a causa de ciertas acciones de un grupo de sacerdotes y profesores del Seminario Mayor (del que era Rector el propio Angelelli), que llevaron a un profundo enfrentamiento en el catolicismo cordobés; Angelelli no sólo alentaba dichas acciones sino que las lideraba en su doble condición de obispo auxiliar y de rector del Seminario.

En La Rioja su acción estuvo notoriamente signada por la corriente del llamado tercermundismo, con simpatía hacia grupos guerrilleros como “Montoneros”. A modo de ejemplo se adjunta como anexo 5 un artículo firmado por María Lilia Genta, aparecido en diversos medios digitales, con un testimonio de la autora respecto del compromiso y vínculos de Monseñor Angelelli con las organizaciones terroristas armadas. El artículo incluye una foto de Monseñor Angelelli predicando frente a una bandera de Montoneros.

Al mismo tiempo, Monseñor Angelelli emprendía acciones contra quienes no comulgaban con su línea pastoral. Son muy conocidos los duros enfrentamientos que protagonizó con amplios sectores de fieles que no admitían el giro ideológico que Monseñor Angelelli imprimía a su gestión. Se adjunta como Anexo 6 un Acta del Consejo Presbiterial de 1972 en donde se deja constancia de las medidas que se debían tomar contra los miembros del clero que no adherían al tercermundismo. También agregamos como Anexo 7 extractos del libro de Horacio Verbitsky sobre la Historia de la Iglesia Argentina, en donde relata los enfrentamientos de Monseñor Angelelli con los feligreses que no compartían su ideología.

Petitorio y Ofrecimiento

Por lo expuesto solicitamos que el dicasterio a vuestro cargo considere:

– Que la hipótesis de que el vuelco del automóvil en que viajaba Monseñor Enrique Angelelli fue fortuito y accidental como la más probable dadas las pruebas reunidas.

– Que la conducta de Monseñor Angelelli al frente de su diócesis estuvo comprometida con teorías y movimientos alejados de la doctrina católica.

Asimismo nos ofrecemos a aportar más datos, a medida que lleguen a nuestro conocimiento, y a colaborar en la investigación.

 Corporación de Abogados Católicos Asociación Civil

Fuente: http://www.quenotelacuenten.org/2018/10/21/mons-baseotto-en-contra-de-la-beatificacion-de-mons-angelelli/ [Publicado el: octubre 21 del 2018].

 


Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *